dimarts, 15 de desembre de 2009












Tan solo me quedaba el recuerdo de lo que habíamos sido un tiempo atrás. De el día que nos zambullimos en la playa, ese día en el que la razón pudo con mis sentimientos. Recuerdos de las largas paseadas por cualquier calle de nuestro pequeño mundo, recuerdos de centímetros de piel en mi boca, recuerdos de energias fluyendo, recuerdos de lo que yo vivía como amor.

2 comentaris:

  1. A veces es bueno que sólo podamos - poder, de deber, y además de querer, de un querer empírico, autoimpuesto, exigido por amor propio - recordar ciertas cosas. Solamente recordarlas.

    ResponElimina