dissabte, 19 de desembre de 2009
























Me sorprendí pensando en nada. La lluvia, acaricia mi piel. Mi piel, agarra fuertemente el paraguas. Mi boca, sabe a sueños de menta. Mis orejas, escuchan la perfecta sintonía de la naturaleza. En mi cabeza, millones de gotas, que resbalan en forma de ideas y precipitan en mis zapatos. Mi sombra ya no es negra, no tiene color. Pienso en ti, y el lo que fue, y en lo que no fue, y en lo que podría haber sido. Y de golpe desvaneció.

Pienso en lodo, en mis peces rozando mis dedos. Me viene a la cabeza el tacto de la arena en el cuerpo, y como un acto reflejo tengo la imagen de un alga rozandome el brazo. Pienso en el 2,25, y en su estúpida manera de cambiar. Siento como un alivio al ver que la primera imagen, aunque fuera falsa, pareciera bonita.

Aunque parezca raro aún pienso en el crucifijo, y en las pequeñas locuras. Y aunque parezca aún más raro, creo que tenía más cordura entonces que ahora.

Y de golpe el fuerte viento hace que me mueva dos metros. Y todo se va. Y puedes volver a empezar. Ya no hay lluvia y ahora empieza a sonar la música en tus orejas. Y me empiezo a ir..Y ya no vuelvo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada