dilluns, 14 de desembre de 2009












Comprendí, que no estaba lista. El momento más feliz de mi vida, a la vez que más devastador de todos. ¿Y ahora qué? Tiempo. Invierno, primavera, verano y otra vez otoño. Y ya se verá.

No dar nada, por no poder darlo todo.

2 comentaris:

  1. La primera frase y la última me dejan sin aliento.

    Tu post de hoy es un bisturí afilado, pequeño, preciso y certero a cauar una herida que supura secretamente sin darnos cuenta - quizá la herida no quiere molestarnos en una curiosa y modesta preocupación inusual.

    Sólo con las manos manchadas de sangre nos damos cuentas de que llevábamos guantes blancos.

    ResponElimina