diumenge, 20 de desembre de 2009



















Nunca he podido mirar a la gente a los ojos, pero la verdad, es que cada vez lo disimulo mejor. Nunca he podido mantener un momento romántico por ese mismo motivo durante más de cinco minutos, porque la risa puede conmigo. Pero bueno, siempre puedes mirar en ese punto que no es ni ojo, ni es nariz, ni tampoco es frente, donde jodidamente te tienes que sacar los pelillos de las cejas que no quieres que sean cejas.

Pero bueno.

2 comentaris:

  1. Es lo que todo el mundo hace, en realidad.


    Adoro la fotografía.

    ResponElimina
  2. guapa:) m'encanta que riguis en moments bonics ._.

    ResponElimina