dilluns, 5 d’octubre de 2009













Hay sensaciones que te hacen elevar al infinito y que cada vez que pasan te hacen elevar unos centímetros más de donde lograron elevarte la última vez.


De esas sensaciones hay ilusiones, como cuando ves un espejo frente a otro espejo y te quedas fascinado porque no sabes exactamente como sucede eso. Y lo miras atonito, y sabes que cada vez que veas ese espejo te preguntarás lo mismo, porqué es inevitable.


Hay demasiados tipos de sensaciones, como aquella de cuando abres un libro nuevo y sabes que ese olor es especial, y que la próxima vez que lo abras no tendrá el mismo olor, porqué es único. Aún es más genial la sensación de satisfacción, aquel bien estar que te da resolver un ejercicio de quimica después de haber intentado diez ejercicios antes. Pero realmente, no digo que sea la sensación más perfecta del mundo, pero me encanta imaginar el olor de alguien, y cuando ese alguien pasa por mi lado, que huela exactamente como yo imaginé. Pero quizá aún es más perfecto recordar a una persona por su olor.

No me gusta la gente que no huele a nada, ni la que no tiene calor corporal, les falta energia, no me producen sensaciones más allá de lo que me puedan aportar visualmente, o en su menor parte intelectualmente.

La mayoria de veces odio el contacto visual, muy pocas veces he conseguido establecerlo sin sentirme incomoda, o sin reirme, o últimamente sin entristezer. Es curioso como solo hay una persona con la que establezca contacto visual, y curiosamente es con la persona que menos pueda establecerlo. Almenos no rio, aunque a veces lloro.

1 comentari:

  1. hi ha gent que fa olor de la gent qe estimo i aixo em fa rabia pq allo qe vaig empanada pel carrer, em creuo amb algu qe fa olor a tu, o a max, o a ana, o ves a saber, i em giro i no és. i em fa molta ràbia. ><
    és provable que la persona amb qui pots, sigui una de les persones que més et coneix del món encara que pugui semblar que no. I també és provable que tinguis més confiança en ella que en qualsevol altre persona del món. I que no tinguis por que et jutgi.

    ResponElimina