diumenge, 1 de novembre de 2009



















La verdad, fueron los días más tranquilos de mi vida. Los amaneceres eran preciosos, igual que las negras noches y las estrellas que resvalaban en el firmamento.

Y no, no voy a dar declaraciones.

1 comentari: