divendres, 27 de novembre de 2009



















A decir verdad, todo empezó a ir mal cuando murió el pez. Pensé que substituyéndolo, todo volveria a ser igual, pero solo me engañaba. Los peces nuevos no me reconocían, cuando ponia la mano en la pecera huyan, se alejaban de mi. No tenía ganas de acercarme a ellos para que me cogieran la confianza que ese pez me tenia.

Creo que me enamoré de ese pez, creo, que ese pez, me daba parte de la ilusión de la vida:)

1 comentari:

  1. ari >_< no havia vist aquesta entrada ni la última.. què coi passa? >_< buah,ja parlarem (:

    ResponElimina