dilluns, 29 de juny de 2009

Me dí cuenta de que nunca verías todo lo que escribo, me dí cuenta de que así todo era más fácil, me dí cuenta de que no podía explicar las explosiones de hormonas que sentía en mi interior.

Me dí cuenta de que no me gustan los despertares a tu lado, que no me gusta amanecer cuando he estado soñando contigo toda la noche, que son esos sueños los que no me permiten avanzar.

Me dí cuenta que lo que no me permitía avanzar eran mis aventuras nocturnas, que cada vez que daba un paso, era en vano. ¿Sabes? No me gusta que entres en mis sueños, no me gusta que me supliques que no me vaya, o que me muestres tu lado más salvaje, para que en parte nunca me pueda ir de tu lado, para ser adicta a tí.


Me dí cuenta que de día ya no anhelaba tus besos, deseaba los de otros. Me dí cuenta de que cuando me empiezo a enamorar, vuelvo a caer en la noche. Y me aferro a tu imagen al despertar, y en minutos desvaneces, y quedas como un viejo recuerdo, como unas manos pequeñas, como un beso lejano, como las promesas rotas, como cuando el extásis porfin ha terminado.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada