diumenge, 21 de juny de 2009
















Aún no he llorado.

Han pasado más de setecientas noches y sigo sin derramar una sola lágrima. Probablemente nunca derrame una sola lágrima, lo sé, aunque sería lo mejor, para los dos.

Siempre puedo hacer bolas de arena y lanzarlas al mar, esperando que con eso marches, o te quedes, pero que cualquier cosa de esa sea para siempre. Y no verte jamás, o verte todas las mañanas, y darte los buenos días, y llenarte de besos y hacer el amor.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada