dimarts, 23 de febrer de 2010














Siempre supe que los sueños me daban señales, siempre me comunicaba contigo así. Entre besos y romanticismo tu aparecías, siempre a modo de recordatorio, como si fuera lo más normal del mundo, aparecías apartando a todos los demás, dejando el romanticismo aparte.

Ahora parece que el romanticismo te quiera apartar, da igual como. Como si ya no significaras nada para él, como cambiando de habitos y costumbres, pudiendo rechazar todo aquello por lo que un día lo dejaste todo.

Es verdad que a veces cogemos muchos trenes, pero llega un día en que el significado de cogerlo no es el mismo que el significado que siempre había tenido.

1 comentari: