dimecres, 16 de setembre de 2009
















En un intento fallido de humanizar la sociedad surgió el amor. Para aquellos entonces, solo habían uniones de convenienca por tal de sobrevivir y comer, y para que la humanidad siguiera existiendo. No sé quien fue el individuo que empezó a utilizar ese termino. Supongo que fue cuando impulsado por un afan de libertad, muchas personas tendrian el mismo simptoma que se caracterizaba por querer ir quizá con el herrero en vez de con tu pareja, aunque este fuera de una condición social más baja. Supongo que todo eso vino dado por un error genético o algo así.

Llevo tiempo dandole vueltas a este tema. ¿Podemos decir que realmente nos enamoramos de unas palabras? ¿O quizá solo lo hacemos de una cara? Es curioso, como de un extraño modo, en el fondo a todos nos asuste lo mismo, a todos nos aterren las mismas cosas. Es extraño, como la mayoria nos aferramos a unos valores que nos ha dado la sociedad, en parte para protegernos, para darnos una falsa libertad de algo a lo que llamamos amor. Es extraño, como de un modo aún más extraño cometemos los mismos errores en el mismo lugar una y otra vez.

Odio como valoramos cosas que realmente no valoramos solo porque la mayoria de gente lo valore. Y no hablo de personas, ya que todas son valorables en sus mayores grados, hablo de sentimientos mismos, y de valores morales y de demasiadas cosas que ahora mismo mucho sentido para mi no tienen.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada