dijous, 14 de maig de 2009

Quizá lo que echo de menos no es una persona. Lo que echo de menos es la ilusión, el deseo i la pasión. Me matan las ganas de pasar ciertos momentos y de pronunciar algunas palabras, ardo en deseo de arañar una espalda y de morder unos labios.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada