dimarts, 5 d’octubre de 2010















Palabras con desconocidos. Miradas y despedidas tensas. Despedidas que quieren pedir un nombre con apellidos, que desean un número, que desean un contacto. Silencios que se rompen con el intento fallido de una palabra.

Caricias que ya no son caricias, personas que se convierten en polvo, sabanas que se hacen de agua. Sonrisas que ya no duelen.

Trenes perdidos, heridas ganadas, pensamientos al azar que manipulan tu forma de ver el mundo. El lenguaje de las palabras, de las mariposas, de las miradas. Los lenguajes desconocidos. El azar. La casualidad. La causalidad. El tiempo como enemigo. Como aliado.

Correr con todas tus fuerzas para alcanzar ese carruaje que marcha rápidamente. Cerrar los ojos por un momento y pensar que todo va bien. Que todo va mal. Subir la música para que no oigan lo que piensas. Querer cantar como si estuvieras en un musical.

El final de la cuenta atrás. ¿Lo recuerdas?

2 comentaris: