dimecres, 20 d’octubre de 2010
























Miradas perdidas a las seis y media de la mañana. Miradas ganadas, de esas que miran atrás.De las que enamoran en dos segundos. Fugaces, con velocidad. Que quizá sigan un patrón, unos horarios, una rutina. Miradas que te alegran el día, sin saber porqué.

Obsesiones que te hacen comer. Que hacen pensar más de veinte veces en algo. En alguien. En eso.

No me disculparé por lo que hice. Deberé vivir con eso ahora. ¿Ya entiendes quién soy?

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada