dijous, 2 de setembre de 2010




No culpes a mi no decision de tu dependencia. No culpes a ese hecho, que desde el principio sabías mi no decision. Sabías que no te iba a prometer el cielo, y que no iba a aceptar las flores que me traerías por las mañanas. Sabías que no había un futuro ni cercano ni lejano
.

Y por no estar solo hiciste caso omiso. Lo siento, pero ahora no sé decirte adiós. Lo siento, pero no seré yo quien te lo diga, ya te darás cuenta.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada