diumenge, 30 d’agost de 2009













La verdad es, que con el tiempo, si no fuera por una fotografía, no nos acordariamos de los sitios en que hemos estado. Nos acordaríamos de como nos sentíamos en ese momento quizá, y con memoria selectiva alomejor nos quedaríamos con una instantánea.

Sin embargo, a veces, estaría bien poder hacer una instantanea con lo que sentímos. Como diciendo, en este momento estoy triste, o quizá eufórica.

Quizá estaría bien hacer una instantanea de lo que sentímos porqué los mejores momentos se pasan con los ojos cerrados, o para que cuando la tristeza de apoderara de nosotros pudieramos recordar que los momentos de felicidad abundan.


divendres, 28 d’agost de 2009














Aunque sabes que los milagros no existen, sigues esperando a que suceda uno.
No hay esperanza, no hay luz por ningún lado, ni siquiera hay lágrimas. Debe ser por el orgullo, o por las ganas de chillar que te quedan, o que siempre han estado allí.


Quizá sea la escasa luz que ahora mismo hay en la habitación, o el poco ego que ahora mismo hay en tu interior, quizá sea el afan de querer ser mejor o aspirar a algo más que "eso". Quizá sea la busca de una perfección, no la perfección mundial, sino un algo que sea la perfección para mi, tanto fisica o mentalmente.


No estoy buscando algo transcendental, ni siquiera algo para que me dure un tiempo, ni siquiera alguien con quien compartir una noche, ni dos, o pasar un dia en el parque. Es mucho más que eso. Tan solo quiero parar de comparar. Porque hay momentos en los que la culpa no es de un factor externo que hayas decidido tomar. Puede ser una excusa momentanea, pero no enterna. Llega un dia que te das cuenta que buscas un ideal que nunca podrá ser.




Buenos días. Hoy te vas a vestir para tí, y para nadie más.

dijous, 27 d’agost de 2009












Es esa extraña sensación de querer arrancar a correr. Rábia, impoténcia, dolor y deseo. Anhelo del placer. Es el saber que no es correcto y el saber que te encanta. Es de cierta manera la perfección en momentos y el desespero entre dias.


Es la manera de hacer las cosas, las vueltas que dan la vida, las casualidades, las necesidades, los momentos vividos, los deseos y las proezas.


Son esos pequeños momentos que pasan desapercibidos y cambian el resto de tu vida, como un flash, rápidos, y a la vez concisos. Son unas manos, unos besos, una sonrisa. Todo eso lo constituye todo. Y a la vez nada, y a la vez te hacen perder en un abismo, como cuando ves unos ojos y sabes que de allí ya no podrás salir.

dimarts, 25 d’agost de 2009















Tan solo, queria permanezer allí por mucho tiempo, en soledad.

Con sus brazos rodeandome la cintura, me levante. No sabía de quien era mi cabeza. Tardé en incorporarme un poco. Y salí de allí, cojí una bebida, me puse el bañador y me fui a la playa.

Horas antes, tenía el universo sobre mi. Galaxias, mundos en movimiento. Cuatro deseos y medio. La nada delante mio. Demasiado alcohol en sangre. Una isla en mis pies y un perfecto cielo estrellado sobre mi cabeza.

¿Sabes la sensación esa de que estás viviendo uno de los momentos más perfectos de tu vida y solo falla una cosa? Pues eso era. Ni tan solo fallaba, sino que con otra persona hubiera sido quizá más perfecto.

Y en ese momento. Fue perfecto. La playa desierta, el mar frente a mi, mi cabeza dando vueltas y mi barriga haciendo saltos mortales.

dilluns, 24 d’agost de 2009




















Capítulo 2 El segundo día fue extraño. Recuerdo que comí lomo. Yo llevaba unos pantalones blancos y un jersei rosa, que ahora es un pijama.

La verdad, no recuerdo mucho más. Un chupa chup. Unas sillas verdes. Drum. El rio.


y de eso también hace 3 años, menos un dia.

dilluns, 17 d’agost de 2009


Capítulo uno.

Recuerdo perfectamente aquel día.
Soleado. Caluroso. Veraniego. Extraño. Borroso. Distante. Corriente. Distinto. Divertido. Curioso. Crítico. Loco. Perfecto. El primer día.

Te recuerdo perfectamente a ti. Tu gorra. Tu sonrisa. Tus aparatos. Tus pantalones. Tus sandalias. Tus dedos. Tu piel. Tu nariz. Tu olor.

Recuerdo perfectamente cuando un amigo tuyo me dijo que tenías una novia, y le dijiste que se callara, y me sonreiste. Tenías un cubata que le sujetabas al sujeto de tu izquierda.

Recuerdo el suelo de Barcelona en mi espalda, recuerdo como no podía parar de reír cada vez que me hacías cosquillas o me inmobilizabas y acababa allí, sin saber como a tus pies.

Recuerdo la carrera final hacia la estación, la carrera contrareloj, aquella carrera que hizo que cuando la terminara todo empezara a ser perfecto.

Recuerdo que fue el primer día de lo que empezó a ser un verano perfecto. Y fue un dia cualquiera, un día que parecía que nada cambiaria en mi vida.

tres años menos un dia, eso hace.


diumenge, 16 d’agost de 2009















Hoy mis sueños hablaban de segundas oportunidades. Hablaban de como soy realmente. Hoy mis sueños me advertian antes de cometer un error, no después de cometerlo.

Hoy mis sueños hablaban de la desesperación que pase durante unos días, del no saber que hacer, del llorar y del mentir, de la forma más cruel y bonita de deseo que jamás haya podido experimentar.

Me he levantado con ganas de decirle a alguien que no todo es tan malo como le he hecho ver.

dissabte, 15 d’agost de 2009














Soy consciente de que quizá no sea una buena idea, pero tengo el cincuenta por ciento de posibilidades de que si lo sea. Al fin y al cabo no hay mucho a perder, a parte de la cordura, o quizá el sentido común.

No creo que pueda ser tan malo pasar un buen rato, pero quizá si que sea malo volver a querer a pasarlo y crear así una adicción, aunque sea dulce, y aunque no duela.


divendres, 14 d’agost de 2009















Es pot dir que ara mateix la meva indignació és suprema, és més aviat algo transcendental, propi, una ilusió que duia a dins desde temps enrere. I que? No hi haurà pluja d'estels, no hi haurà cap demanda a un punt de llum que rellisca suaument pel cel, sense ningú que l'esperi i sota la mirada de milers de persones que l'observen.

I ni tan sols vull demanar un desig, perquè el desig el duc al meu interior, i en qualsevol sortirà i en aquell moment no sabré si potser tinc milers d'estels al meu interior o potser un dels que reslliscava pel cel va caure a la butxaca dels meus texans i me'l vaig guardar fins aquell moment, aquell esperat moment, aquell moment de pau, de climax, i perque no dir-ho? D'amor.


Saps una cosa? Si, sempre l'has sapigut:)

dijous, 6 d’agost de 2009
















És la tercera vegada en una setmana que intento actualizar tot això, que intento plasmar un munt d'idees i no en trec cap conclusió clara.

Suposo que ara ja no hi ha res a aclarar, que les coses al cap i a la fi han canviat, i ara ja ho sé. I em sento bé, tot i que a la vegada és tot massa extrany. Però s'inspira tranquilitat, iaixò m'agrada, i puc somriure, de veritat:)