divendres, 28 d’agost de 2009














Aunque sabes que los milagros no existen, sigues esperando a que suceda uno.
No hay esperanza, no hay luz por ningún lado, ni siquiera hay lágrimas. Debe ser por el orgullo, o por las ganas de chillar que te quedan, o que siempre han estado allí.


Quizá sea la escasa luz que ahora mismo hay en la habitación, o el poco ego que ahora mismo hay en tu interior, quizá sea el afan de querer ser mejor o aspirar a algo más que "eso". Quizá sea la busca de una perfección, no la perfección mundial, sino un algo que sea la perfección para mi, tanto fisica o mentalmente.


No estoy buscando algo transcendental, ni siquiera algo para que me dure un tiempo, ni siquiera alguien con quien compartir una noche, ni dos, o pasar un dia en el parque. Es mucho más que eso. Tan solo quiero parar de comparar. Porque hay momentos en los que la culpa no es de un factor externo que hayas decidido tomar. Puede ser una excusa momentanea, pero no enterna. Llega un dia que te das cuenta que buscas un ideal que nunca podrá ser.




Buenos días. Hoy te vas a vestir para tí, y para nadie más.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada