dijous, 31 de març de 2011




















Una vez te dije que estaba cansada. Pero mentía. No lo estaba en absoluto. No me puedo cansar de ti, de tus manos, de tus labios, de tu sonrisa. De tu esencia.

Una vez me dijiste que ya bastaba, que habías tenido suficiente, que no me aguantabas más, que no me querías volver a ver. Y te creí, tonta de mí. Nunca has dicho la verdad, ¿por qué esa vez si la tenías que decir?

Una vez alguien me dijo que eso no iba a salir bien, que ésto no iba a salir bien. Ilusos.

1 comentari: