dissabte, 2 d’abril de 2011
























Volvió a llegar la primavera, como cada año. Aunque no lo parezca no deja de ser una rutina, algo previsible. No es una rutina que se pueda romper, como cuando te lavas los dientes siempre a la misma hora. Es una rutina que solo se podría romper con el paso de muchísimos años, tantos que es prácticamente imposible que veamos ese cambio algún día visible.

El buen tiempo dicen que está bien. Pero bueno, si "al mal tiempo buena cara", ¿al buen tiempo que cara hay que poner? Típicas expresiones con el sentido justo para pasar el día, eso es.

Volvió a llegar la primavera, como cada año. Y eso sólo quería decir una cosa: faltaba poco para que llegara el verano.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada