dilluns, 7 de març de 2011

Cuando hablamos de perder a alguien tenemos asumido que nunca más lo volveremos a ver, que desaparecerá y eso será todo. Quedará un recuerdo más o menos bonito, y cuando veamos cierta cosa que nos recuerde a ese alguien sonreiremos, o lloraremos.

¿Pero que pasa cuando ese alguien aparece? ¿Que pasa cuando tras asumir la perdida, un día aparece en forma de flash, sin saber porque? No nos han enseñado a dessuperar las perdidas, no nos han dicho como nos tenemos que sentir. Si tenemos que romper a reír o a llorar, si tenemos que abrirle las puertas de tu corazón para que un día, quizá se vuelvan a cerrar de golpe. Y piensas "seguro que se tendrán que volver a cerrar", así es la vida y así son los cambios.

1 comentari:

  1. m'agrada :)

    percert ...

    no, no va per qui et penses que va, no va per ningú :) ( no tot el que deixo escrit es basat en la meva vida, o dels demés, hi han coses inventades totalment.) :D

    ResponElimina