dimecres, 4 d’agost de 2010
























Un día me hablaron de lineas imaginarias que no quiero cruzar, de líneas imaginarias que no dejan que nadie entre en mi mundo. De líneas imaginarias que no sabía ni yo misma que estaban allí.

Ahora ya no son imaginarias, son amarillas, son como las señales de obras. Ahora son visibles a todos los ojos. Estoy pensando en ir con un manual de instrucciones, eso es.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada