dissabte, 21 d’agost de 2010

El joven que mandaba mensajes desde una habitación llena de corazones.

























El chico que mandaba mensajes desde una habitación llena de corazones me enamoró. No me enamoró hasta el punto de hacerme tener mariposas en el estómago, solo me enamoró para enternecerme eso que dicen que se llama alma.

No era un chico normal y corriente de esos que te puedes encontrar en un rincón, el chico estaba en la repisa de una ventana. No te enamoraba con palabras ya que no entendías su idioma. Era su modo de moverse mientras el alcohol le hacía efecto. Eran sus votaciones y su manera de reír.

El chico que mandaba mensajes desde una habitación llena de corazones me enamoró. Y desde ese instante veo la vida de otra manera.

1 comentari: