dilluns, 5 de juliol de 2010















No se trata de no quererte y tampoco se trata de que no te extrañe, y lo sabes. Pero me he hartado de ti, me he cansado de no aguantarte, de no saber quien eres.

Ha llegado el calor y ahora ya no hay ningún mar en el que refugiarse. Tampoco hay incendios (ni de nieve ni de calor) y es imposible que exista una playa.

Ahora hay una extraña sensación de pesadez, de no poder respirar. Hay largos ayunos acompañados de cosas frías. El frío es agradable, siempre lo ha sido. Nunca ha dolído demasiado.

1 comentari: