dimarts, 29 de juny de 2010





Manos a la obra, se acaba el tiempo. Ahora es una carrera contra reloj, vigilar que la aguja grande no nos coja y nos arrastre. ¿Tienes miedo? -Aún no- pienso.

Quizá esa aguja grande arrastre el tiempo también, quizá ya lo ha arrasado todo, y ahora solo queda un gran vacío. Una gran satisfacción. Un gran tic-tac que hace eco. Un gran toc-toc que pide permiso para entrar.

¿Dime, a quien vas a engañar ahora que el reloj ha parado? O haces fuerza para que la aguja gire o nada será arrastrado. Le han quitado las pilas al mundo, ahora si quieres te puedes bajar. Y puedes perderte. Y también puedes jugar a que no eres tú.

¿Perdiste en tu juego favorito? Pues inventate otro.


2 comentaris:

  1. El tiempo nos ahoga y nos recompensa de vez en cuando.
    Muy bien escrito: fes una visita al meu blog!:
    http://lejaniaeterna.blogspot.com/
    Saludos!!

    ResponElimina