dijous, 31 de març de 2011




















Una vez te dije que estaba cansada. Pero mentía. No lo estaba en absoluto. No me puedo cansar de ti, de tus manos, de tus labios, de tu sonrisa. De tu esencia.

Una vez me dijiste que ya bastaba, que habías tenido suficiente, que no me aguantabas más, que no me querías volver a ver. Y te creí, tonta de mí. Nunca has dicho la verdad, ¿por qué esa vez si la tenías que decir?

Una vez alguien me dijo que eso no iba a salir bien, que ésto no iba a salir bien. Ilusos.

dijous, 24 de març de 2011

Hay veces que aún quedándote sin nada decides ser gilipollas una vez más.

dilluns, 7 de març de 2011

Cuando hablamos de perder a alguien tenemos asumido que nunca más lo volveremos a ver, que desaparecerá y eso será todo. Quedará un recuerdo más o menos bonito, y cuando veamos cierta cosa que nos recuerde a ese alguien sonreiremos, o lloraremos.

¿Pero que pasa cuando ese alguien aparece? ¿Que pasa cuando tras asumir la perdida, un día aparece en forma de flash, sin saber porque? No nos han enseñado a dessuperar las perdidas, no nos han dicho como nos tenemos que sentir. Si tenemos que romper a reír o a llorar, si tenemos que abrirle las puertas de tu corazón para que un día, quizá se vuelvan a cerrar de golpe. Y piensas "seguro que se tendrán que volver a cerrar", así es la vida y así son los cambios.