dimarts, 7 de desembre de 2010



















¿Sabéis qué? Que estos son los únicos días al año en los que me permito estar mal, y que sin saber porqué, esta vez, ni me afecta. Lo bonito del caso es que ahora que ya no me afecta, aún me viene de gusto hablar de ello, y pensar en lo que podría haber sido.

Cuando las cosas no van como habíamos esperado, siempre vamos al pasado a buscar un "Y si..". Pero no está tan mal, es una manera de que las cosas no duelan, y de darte cuenta de que ahora alomejor dolería por otro lado.

Es curioso que la gente más cercana a ti, no sepa la realidad, que la sepa camuflada, que solo sepan lo que querían oír. Fue bonita la autocompasión, fue necesaría para que no existiera el dolor. Fue bonita la colcha en la que fuí a caer, aunque luego volviera a caer, pero almenos impediera que el golpe fuera fuerte. Que dolíera de verdad.

Pero ahora ya no haría un noches reversibles, no volvería a vivirlo sin dudar.

1 comentari: