dimarts, 15 de novembre de 2011

Lo bueno de crecer o no crecer, es que tu puedes pensar que lo has hecho y no tienes pruebas. Pero a veces hay días mágicos a la vez que aplastantes en que ves a alguien justo en el mismo sitio que tú un tiempo atrás y te da pena. Alguien que te hace ver que eso ya no va contigo, que eso ha quedado en otro lugar.