dilluns, 28 de febrer de 2011

la compasión.

dimecres, 9 de febrer de 2011



















Ivy era una persona tan normal que eso la hacía especial. ¿Sabes ese tipo de persona a la que no puedes encasillarle una descripción simple? ¿Ese tipo de persona que es una persona normal, pero que tiene algo que la hace destacar del resto sin saber decir el qué? Pues así era ella. Una entre tantas. No tomaba drogas de ningún tipo, y con eso también quiero decir que ni fumaba ni bebía de vez en cuando. A simple vista no destacaba a la hora de vestir, aunque siempre llevaba los labios pintados de rojo (pero eso ya parecía formar parte de ella, la idea de que no llevara los labios rojos no era posible). Era delgada, no delgada tipo esqueleto, sino que era delgada de una manera agradable de ver, ese tipo de delgadez del que nadie puede decir que está demasiado delgada y en el que nadie se atrevería a decir que le sobran unos quilillos. Sus manos eran elegantes y prácticamente nunca llevaba las uñas pintadas, sus brazos eran largos a proporción de su cuerpo.